SERVICIOS A LA JUVENTUD A.C.

seraj@seraj.org.mx

Aviso de Privacidad

  • Facebook SERAJ
  • Twitter SERAJ
  • Instagram
  • YouTube SERAJ

#YoSoySERAJ

Buscar

Es posible alcanzar un sueño: Graduación de Jóvenes con Rumbo

Actualizado: 4 de oct de 2019

57 jóvenes concluyeron el programa Jóvenes con Rumbo y celebraron su ceremonia de graduación en Ecatepec.


por Alberto Valencia


¿Cuál puede ser una decisión positiva el día de hoy? Tener una segunda oportunidad puede ser ese camino que cambie el rumbo de las juventudes y que ayude a mejorar su calidad de vida y a alcanzar sus sueños.


El auditorio del Centro Cultural y Recreativo Ecatepec estaba listo para ser testigo de la ceremonia de graduación del programa Jóvenes con Rumbo que corrió a cargo de Servicios a la Juventud A.C. (SERAJ) y YouthBuild International México el 24 de septiembre de 2019, 57 jóvenes estuvieron presentes para recibir su reconocimiento.


Jóvenes con Rumbo es un programa que responde a la falta de oportunidades de inserción social, educativa y laboral para jóvenes en situaciones de riesgo. En un espacio seguro en dentro de su comunidad brinda un taller de empoderamiento emocional, formación académica, en habilidades para la vida y la empleabilidad, capacitación técnica y promueve el liderazgo comunitario. Además, los vincula a opciones de educación, empleo y/o formación profesional.


El presídium estuvo conformado por Tere Lanzagorta, directora de YouthBuild International México A.C.; Daniela Dorantes, directora de Servicios a la Juventud A.C. (SERAJ); Erika Vélez, ejecutiva de Nacional Monte de Piedad (NMP); Diego Rangel, director del Centro de Capacitación para el Trabajo Industrial (CECATI) 107; y Lizette Carbajal, de Fundación Don Bosco.



Daniela Dorantes fue la primera en ofrecer unas palabras a las y los jóvenes, donde hizo énfasis en uno de los propósitos de Jóvenes con Rumbo: promover el trabajo comunitario para que las y los jóvenes hagan algo por su comunidad y ésta vea que ellas y ellos están comprometidos para mejorar sus espacios y hacerlos más seguros y accesibles.


Daniela felicitó a las y los educadores que impartieron los cursos, pues con su labor de acompañamiento fue más fácil ayudar a cumplir los sueños de las y los graduados; finalmente, invitó a las y los jóvenes a seguir creyendo en ellas y ellos mismos, a seguir apostando por sus capacidades y sus ganas de seguir adelante.


Bajo esta atmósfera de calidez, Tere Lanzagorta emitió unas reflexiones sobre lo difícil que es ser joven en la actualidad: México parece ser un país de puertas cerradas, donde muchas instituciones educativas discriminan a jóvenes provenientes de zonas como Ecatepec al tacharlas de inseguras y violentas, siendo que es un problema estructural que debe ser atendido en gran parte por el sistema educativo: ofrecer oportunidades más accesibles para evitar cuestiones como la delincuencia.


De ahí su invitación a preguntarse cada día qué decisión positiva hay que tomar; con las correctas elecciones, y con apoyo de instituciones que crean en las juventudes, es posible ser feliz, pues es el derecho de cada joven.


Érika Vélez compartió que hay 10 millones de jóvenes en México en edad de cursar el nivel medio superior, pero no lo hacen por falta de oportunidades, y siete millones optan por integrarse al narcotráfico. Recalcó la importancia de invertir en iniciativas que ayuden a disminuir estos números y aseguren el derecho al trabajo digno.


Después, Aarón Leobardo nos compartió su testimonio: Cuando tenía 17 años decidió dejar la escuela al no estar de acuerdo ni cómodo con el sistema que en ese entonces regía. Desgraciadamente, su padre quedó incapacitado debido a un accidente y tiempo después falleció, lo que dejó a Aarón y su hermano solos y sin oportunidades para seguir estudiando.

Aarón padeció crisis emocionales, sentimientos de angustia e ira, lo que detonó en un malestar por no poder ayudarse así mismo, a su hermano, ni a las personas que quería. Poco después conoció a SERAJ y los servicios que ofrece, entre ellos el Programa Jóvenes con Rumbo. Ahora, a sus 20 años, Aarón recibió su diploma de graduación en Soporte Técnico. Jóvenes con Rumbo lo ayudó mucho más de lo que llegó a pensar. Terminó su testimonio con una porra de parte de sus compañeras y compañeros entre gritos, aplausos y zapateos que animaron aún más a todas y todos en el auditorio.


Lesly también compartió su experiencia, con 27 años y un trabajo de recepcionista, decidió cambiar de camino para optar por mejores oportunidades al conocer el programa. Actualmente está interesada en asistencia educativa.


Antes de la entrega de diplomas, el director del CECATI 107, Diego Rangel, intervino con el dato de que Ecatepec es el primer municipio de México con más jóvenes, siendo Nezahualcóyotl y Toluca los dos siguientes. La mayoría de las y los jóvenes sobreviven con 20 pesos diarios. Con este panorama, dijo que quien tiene acceso a la educación debe considerarse como una persona afortunada.


Diego relacionó esta idea con los milagros. Los milagros son difíciles de conseguir, casi imposibles; pero una buena técnica para alcanzar un milagro es buscar lo incómodo, lo que dé miedo, porque sólo así pueden ser posibles, no estando en una zona de confort; por eso hizo reconocimiento a cada joven que decidió esforzarse, hacer incluso sacrificios para obtener ese diploma y avanzar en su camino hacia la felicidad, hacia una nueva vida.


Por su parte, María Guadalupe, de 18 años, conoció el programa gracias a un asesor de SERAJ quien le dijo que podía cambiar su vida y seguir sus estudios; ella se interesó por la opción de Alimentos y Bebidas. El curso la ayudó a conocerse más a sí misma, a enfocarse en su futuro y ver de otra manera su entorno, ya alejada del estigma sobre violencia e inseguridad. Ahora se muestra muy contenta y agradecida por haber participado en el programa.


La emoción de felicidad, de realización y de orgullo podía sentirse en el aire: abrazos, felicitaciones, incluso lágrimas por parte de familiares que acompañaban a sus graduadas y graduados se hicieron presentes; aunque la mayoría sabía que no terminaba ahí, esto fue un paso para seguir alcanzando metas, seguir actuando para cumplir el sueño de una vida mejor que, con ese esfuerzo y ganas de luchar, puede dejar de ser un ideal para volverse realidad.



· Alberto Valencia, es estudiante de la licenciatura de Ciencias de la Comunicación y colabora en el área de Comunicación de SERAJ como prestador de servicio social.