No somos ninis, somos jóvenes oportunidad

Bajo la consigna “No somos ninis, somos jóvenes oportunidad”, representantes jóvenes de organizaciones de la Alianza Jóvenes con Trabajo Digno se pronunciaron para impulsar una nueva narrativa sin estigmas ni etiquetas que promueva más y mejores oportunidades para las juventudes.


En el marco de la celebración del Día Internacional de la Juventud (12 de agosto), las y los jóvenes ofrecieron una conferencia de prensa virtual en la que hicieron un llamado a autoridades, empleadores y la sociedad en general a cambiar la narrativa que pesa actualmente sobre las juventudes y a reconocer el potencial que representan para el desarrollo del país.


El llamado resuena con el objetivo del Día Internacional de la Juventud 2022 impulsado por la Organización de las Naciones Unidas, el cual pretende sensibilizar sobre ciertas barreras a la solidaridad intergeneracional, en particular la discriminación por edad que afecta a personas jóvenes y mayores, al mismo tiempo que tiene efectos perjudiciales para la sociedad en su conjunto.


En el caso de las juventudes, persiste una narrativa que gira en torno a estigmas y etiquetas que descalifican a las juventudes y les discriminan al generalizar alrededor de prejuicios. También les niegan numerosos derechos, impidiéndoles alcanzar su máximo potencial y contribuir de manera integral a su comunidad.


La edad, la forma de vestir, los tatuajes, el arreglo personal, la complexión corporal, e incluso circunstancias como la condición económica o el lugar de residencia son algunos de los motivos que llegan a impulsar la exclusión de los jóvenes. "La discriminación en México es una práctica generalizada y a veces invisible. Para muchas personas resulta normal, pero no lo es", comentó Fernanda Torres, líder de Sede SERAJ Tlatelolco. Datos de la Encuesta Nacional de Discriminación publicada por el INEGI en colaboración con el Conapred muestran el alcance del problema: casi una quinta parte de la población joven, es decir el 19%, declara haber experimentado un incidente, donde sin razón aparente, se le han negado derechos y el 36% percibe que en el país hay poco o nada de respeto a sus derechos.


La narrativa basada de prejuicios y etiquetas refuerza la exclusión y precariedad laboral que enfrentan las personas jóvenes, quienes tienen mayores tasas de desempleo y exclusión del trabajo que los adultos. Y los que sí trabajan lo hacen, en su mayoría, en condiciones precarias: no tienen ingreso suficiente para cubrir necesidades básicas, se desempeñan en ámbitos informales y carecen de acceso a las distintas protecciones de la seguridad social.



Según la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del INEGI 3.6 millones de personas jóvenes están desempleadas.

La tasa de desempleo de las personas jóvenes es mayor que la de las personas adultas. Esto quiere decir que 19 de cada 100 jóvenes buscan empleo y no encuentran, mientras que para las personas adultas esta cifra es de 11 de cada 100. Para las mujeres jóvenes la exclusión es aún peor: 24 de cada 100 están desempleadas, además de que existen 3.7 millones de mujeres jóvenes que no tienen la oportunidad de estudiar o trabajar porque se dedican al trabajo doméstico no remunerado. "Por eso nos gustaría subrayar la necesidad de tomar en cuenta la perspectiva de género en todas las iniciativas, proyectos y políticas públicas que se desarrollen e implementen", comentó Jaqueline García, coordinadora de Desarrollo de Líderes Jóvenes en YouthBuild México. La situación de jóvenes en las zonas rurales es aún más difícil. "De los 3.3 millones de jóvenes ocupados en estos territorios, 2.7 tienen trabajos informales mientras que cerca de un millón no perciben ingresos por su trabajo", agregó Luz María García de Desarrollo Autogestionario.


Las y los jóvenes voceros presentaron un video que subraya el potencial, la capacidad, el talento y la disposición que tienen las juventudes de salir adelante y aprovechar las oportunidades que se les presentan en el camino. Entre las propuestas para impulsar una nueva narrativa indicaron que la Alianza Jóvenes con Trabajo Digno cuenta con el Decálogo para la Inclusión Laboral de Jóvenes que busca cambiar la cultura de las empresas y entidades empleadoras al permitir identificar y revertir acciones discriminatorias como la exigencia de exámenes médicos, pruebas de embarazo o carta de antecedentes no penales, o una contratación basada en la apariencia y no en méritos o habilidades.


La Alianza también trabaja para promover políticas públicas efectivas para la inserción laboral y la movilidad social de las juventudes, especialmente aquellas en contextos adversos. "Nuestras organizaciones han establecido alianzas con actores clave para implementar programas de Formación Integral para el Trabajo que permiten a becarios del programa Jóvenes Construyendo el Futuro recibir capacitaciones y experiencias laborales para que desarrollen habilidades blandas, competencias digitales y técnicas alineadas a las necesidades de los empleadores. También seguiremos impulsando espacios de diálogo para insistir en nuestra campaña y programas de empleabilidad que abran mayores oportunidades a jóvenes”, informó Gabriel Muñoz de SERAJ.


Consulta el comunicado de la conferencia de prensa aquí. También te invitamos a ver la conferencia en los canales de Facebook y YouTube de la Alianza Jóvenes con Trabajo Digno.


Presentes en la conferencia de prensa estuvieron: Fernanda Torres y Gabriel Muñoz de Servicios a la Juventud A.C.; Jaqueline García de YouthBuild México; Luz María García de Desarrollo Autogestionario; Fernanda Gutiérrez de Fundación Forge; Angélica Jasso, secretaria técnica de la Alianza Jóvenes con Trabajo Digno.


La Alianza Jóvenes con Trabajo Digno es una red multisectorial con 3 años de trabajo colaborativo a favor del derecho al trabajo digno para jóvenes. Para conocer más, te invitamos a consultar: https://www.jovenescontrabajodigno.mx/

Entradas Recientes

Ver todo